viernes, 3 de junio de 2011

Jugo de pasto de trigo: una opción natural

Por Lucia Campanotto

¡A no asustarse! La comida viva y orgánica parece ser la nueva tendencia, ahora no solo es común comer algas, sino también preparar jugo de pasto germinado.

El pasto de trigo, con su sabor dulzón, es una de las comidas más nutritivas y  naturales que existen. Debido a las propiedades de su composición es ideal para incorporarlo a la dieta diaria. Proviene de la baya roja del trigo, y contiene altos concentrados de clorofila, enzimas activas y vitaminas. Se recomienda tomarlo en ayunas o antes de las comidas. Se puede exprimir directamente de la planta o comprar barritas para diluir en jugo de frutas.



Muchos médicos han incorporado al pasto de trigo como un complemento para los tratamientos de sus pacientes, ya que  ayuda a disolver tumores, y es bueno para combatir enfermedades degenerativas, la anemia o la diabetes. Igualmente Su riqueza en clorofila ayuda a eliminar toxinas del organismo y a llevar una vida más sana.

Para los prefieren tener su propia planta, lo ideal es dejarla crecer hasta que alcance unos 10 o 12 centímetros. Al ser muy fibroso el pasto no se puede licuar, así que para obtener el jugo, lo recomendable es molerlo en un mortero de piedra, para luego exprimir esa pasta resultante en una gasa.
¡Otro dato!, también podes  incluirlo en la ensalada, pero cuidado porque puede ser bastante difícil de masticar.


2 comentarios:

  1. Siempre tan excéntricas tus notas!
    será rico? cuestión de probarlo...
    N.

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar